Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: Dando la cara por María

Diciembre de 1931 en Barcelona. Un grupo de estudiantes de arquitectura discute acaloradamente qué día se van a tomar las vacaciones de  Navidad. En aquella época los estudiantes de provincia se ponían de acuerdo y fijaban el día de vacaciones. El día que desaparecerían todos de clase ya no se les ponía falta; pero si alguno seguía asistiendo, no se consideraban como en vacaciones.

Rafa, un muchacho alto, rubio, mirada serena, se acerca al grupo. Escucha.

-Tenemos que irnos el día 6 para salvar la fiesta de la Inmaculada, dicen unos

Hay que quedarse hasta el 9 para entrar en clase el 8, sostienen otros.
Rafa interviene en la discusión.

-Si alguno entra en clase el día de la Inmaculada, yo seguiré asistiendo hasta víspera de Navidad.

Sin cuidarse de la reacción que puedan provocar sus palabras, Rafa da media vuelta y se aleja. Pero tras él ha ido lo mejor del grupo.

-Bravo, Rafa; has estado formidable.

-Ya podemos cantar victoria, porque no llega a tanto la fobia antirreligiosa de esos como para sacrificar quince días de vacaciones.

El día de la Inmaculada los encontramos de nuevo frente a la Escuela de Arquitectura. Pero sólo los del bando de Rafa. De los otros no aparece ni uno. Saben que son capaces de cumplir su palabra y no tienen ganas de que les chafen las vacaciones. Prefieren no exponerse.

Da la hora. Nadie entra en la clase.

Apretones de manos, felicitaciones de Pascua y año nuevo. Planes de viajes para el regreso a sus casas.

Día 9 de diciembre. Rafa llega con bastante anticipación a coger el tren. Se instala en el primer vagón, junto a la máquina. Saca papel y lápiz y empieza a dibujar un croquis del nacimiento que piensa pone en cuanto llegue a casa.

Han dado ya la salida cuando aparecen en el coche varios amigos.

-Rafa, vente corriendo. Tenemos un departamento para nosotros solos; lo vamos a pasar estupendamente.

Y mientras hablan, uno le coge la maleta, otro agarra la gabardina y lo llevan a su departamento, varios coches más lejos.

Al llegar a Casetas, una sacudida brusca del tren les hace perder el equilibrio. Han chocado contra una máquina y el vagón donde primeramente se instaló Rafa, ha quedado hecho astillas.

31 de mayo. Están en plenos exámenes. Rafa va a buscar la papeleta de <<Proyectos>> y le con emoción Sobresaliente. El primero de la carrera.
Pocos días después recibía una carta de su hermana, novicia en Loyola.

<<… Comenzaste el curso defendiendo la fiesta de la Inmaculada, saliste ileso del choque de Casetas, y ahora este <<sobresaliente>>, justamente en el último día del mes de las flores. ¡Así paga la Señora!>>

 

               PILAR BASTERRECHEA, A. C. I.

 (Conoce personalmente al protagonista.) Esclavas del Sagrado Corazón (Granada)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline