Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: La mordedura de una víbora

El 22 de noviembre de 1870, Carlos Argelaga hizo constar en el Libro de los Milagros de Nª. Sra. De Montserrat, el siguiente favor obtenido de la Virgen.

<<En la mañana del 17 de octubre de 1870, hallándome a unos cien pasos del pico San Jerónimo, en Montserrat, viendo yo una víbora, quise matarla, y pensando que lo había ya conseguido, la cogí. Pero el reptil me mordió en la mano. Pronto se dejó sentir el efecto del veneno que inoculó en mi sangre, pues, al poco rato, tenía toda la mano y el brazo entumecidos, y la inflamación siguió después por todo el cuerpo hasta el pecho.

Presa de una terrible angustia, regresé apresuradamente junto con los míos al Monasterio. Me examinaron varios médicos y no dieron esperanzas. Prostrado en el lecho, y siendo inútil todo remedio, por la grave intoxicación que se había extendido ya por todo mi cuerpo, me administraron los últimos Sacramentos.

A pesar de todo, en medio de terribles dolores, esperaba finalmente en  la  protección de la Santísima Virgen de Montserrat, a quien había invocado, en cuanto aparecieron los síntomas de la intoxicación.

No salió frustrada mi esperanza, porque muy pronto, y con el asombro de médicos y familiares, cuando ya me había resignado a morir confiado en manos de la Providencia, desapareció de pronto la inflamación que desfiguraba monstruosamente mi cuerpo, y se mitigaron mis sufrimientos hasta verme completamente sano y salvo.

Así, en poco tiempo, la Virgen no solo me ha hecho la gracia de recobrar la salud, sino también de volver al estado normal mi mano derecha, para que pudiera firmar esta acción de gracias y seguir ganando el sustento de mis hijos.

 

               (Libro de los Milagros de N.ª Sra de Montserrat, t. II, fols. 12-14- archivo de la Basílica de N.ª Sra. De Montserrat.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline