Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: A prueba de balas…

En las galeras del Marqués de Santa Cruz, a quien llamó Cervantes <<padres de soldados y valiente capitán, jamás vencido>>, partió de Nápoles, Bazán, puesta la proa a África. Los encuentros con los corsarios fueron frecuentes.

En uno de los combates, un soldado turco disparó un mosquetazo a boca de jarro contra un soldado de las galeras del Marqués, acertándole en el centro del pecho y derribándole sobre la cubierta de la nave.

Le juzgaron muerto los compañeros, pero pasado el fragor de la batalla, cuando se disponían a arrojarlo al mar, vieron asombrados que aquel soldado vivía y que no presentaba lesión alguna. Examinaron el sitio donde recibió el golpe. El sayo y el jubón estaban atravesados por la pelota del mosquete, pero ésta se detuvo al chocar con el santo escapulario, como contra un fuerte escudo. La frágil estameña con la imagen de la Virgen había sido más fuerte que una rodela bien forjada.

El milagro se divulgó por todas las galeras. El Marqués reclamó como preciosa reliquia el milagroso escapulario, que fue conservado por la Marquesa de Vélez, juntamente con el testimonio escrito del Marqués de Santa Cruz sobre la perfecta salud del soldado.

Añade el cronista del manuscrito: <<Creció tanto la devoción al santo escapulario, que llegaron a Cartagena dos cargas de escapularios enviados por los Padres Carmelitas de Aravaca, para imponerles a todo el personal embarcado en las galeras de las diversas escuadras.>>

 

(De un manuscrito del P. Fr. Alonso de la Madre de Dios, citado en el discurso de Ilmo. Sr. Rvdo. Don Vicente Vela, Teniente Vicario de la Armada y Subdirector del Museo de Marina, en el Congreso Carmelitano. Mayo 1951.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline