Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: Que me cure o me mate

El carpintero de Lovaur (Francia), Francisco Macary, de sesenta años, hacía treinta años que padecía varices.

El mal se complicaba frecuentemente con grandes llagas. Todos los médicos de Lavaur y algunos de Tolosa le habían asegurado que su mal era incurable.

Su alma no estaba menos enferma. Había abandonado toda práctica religiosa.

Durante las largas noches de insomnio, causadas por los dolores, mientras su mujer lloraba y oraba, Macary, furioso, blasfemaba.

En julio de 1871, desesperado, deseaba la muerte.

Una tarde –el 16 de julio-, sintiéndose extraordinariamente agitado, quiso salir de su casa.

Sin saber a dónde ir, entró, a los pocos pasos, en casa de una de sus hermanas.

Encontró de visita al Vicario de la parroquia, que marchaba a Lourdes.
-¿Vais a Lourdes? –preguntó Macary-. Pues bien, decidle a la Virgen que me cure o me mate.

Y le rogó que le trajera un poco de agua de la gruta.

Tres días después la tenía en su poder. Escuchemos al mismo Macary:

-Había leído un libro sobre Lourdes que me había conmovido. Cuando tuve el agua entre mis manos me metí con ella en mi aposento. De rodillas oré a la Santísima Virgen. Me quité mis vendajes y lavé con parte del agua mis pobres piernas. Bebí el resto y me acosté, quedándome dormido. Desperté a media noche. No sentía dolor y me palpé las piernas. Las varices habían desaparecido.

-¡Mujer, estoy curado! –grité

-Te vuelves loco, calla y duerme.

Se apoderó de mí un sueño como no lo había tenido desde hace mucho tiempo. Al día siguiente al despertar, me apresuré a reconocer mis piernas: varices y úlceras, todo había desaparecido. La piel estaba más lisa que la de mis manos.

Francisco Macary fue en peregrinación a la gruta llevando en ex-voto sus polainas que había usado durante estos años de enfermedad. Tres médicos dieron testimonio del milagro.

 

(E. UGARTE DE ERCILA, S. J.: La Epopeya de Lourdes. Madrid, 1919, p. 483.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline