Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: María, Fátima y el escapulario

Burdeos, 1952. El señor D. Albaro Vieira do Valo Golvao, de unos treinta y tantos años de edad, natural de Meimôa-Vieira-Baixa (Portugal) se hallaba gravemente enfermo del estómago en el grupo del hospital Pellegrin, pabellón quirúrgico Tostet. Los médicos acababan de desahuciarle, le someten a una operación como último remedio, y con esperanzas poco alentadoras. Sale con vida, pero la operación no surtió efecto: sigue desahuciado.

El P. Jaime Seijas, jesuita que trabajaba en el Hogar Español de Burdeos, visita a este enfermo y comienza a apreciar las cualidades magníficas de aquel desahuciado. Realmente, dice el P. Seijas, era un profundo cristiano, de una personalidad marcadísima, y de un influjo grande en todos los que le conocían en el pabellón.

Le impuse el escapulario de la Virgen del Carmen y le dije:

-Usted tiene que pedir la curación a la Santísima Virgen, porque usted no puede morir. Todavía tiene que hacer mucho bien entre sus compañeros.

Comenzó a rogar el enfermo insistentemente  a la Virgen por su curación, y al poco tiempo se halla completamente bien.

Le sobreviene un reuma tremendo. El P. Seijas le indica que haga voto de peregrinar a Fátima si la Virgen le cura.

No pasó mucho tiempo y el P. Seijas tuvo que negarse a acompañarle en su peregrinación a Fátima, a pesar de sus insistentes súplicas, ya curado.

 

P. Jaime Seijas, S.J. (Salamanca)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline