Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: Imposible explicar científicamente

Margarita Ver era una joven de dieciocho años.
Por accidentes epilépticos se hallaba en el Asilo de Teppe (Drome), pero no era alienada.

El día 7 de abril de 1909 se cayó de una altura de siete metros, fracturándose el muslo derecho. Fue visitada por el doctor Tournaire, de Tain (Drome).

Al cabo de tres meses, aún no había indicio de consolación. Y, sin embargo, en cuarenta y ocho horas, es decir, entre el 7 y el 9 de julio de 1909 la fractura se consolidó completa y fuertemente  y aumentó dos centímetros la longitud del miembro.

Cinco años y medio después persistía la curación y desde el día en que ésta se verificó desaparecieron también radicalmente los accidentes epileptiformes.

He aquí el certificado del doctor Tournaire, médico de cabecera:

<<El infrascrito, Juan Tournaire, doctor en Medicina de la Facultad de Lyon, médico del Asilo de Teppe (Drome), declara haber asistido a la señorita Margarita Ver…, la cual el 9 de abril de 1909, se fracturó el muslo derecho, al caerse de una altura de 7 metros…

Pues bien, certifico pues el día 9 de julio, por la mañana, es decir, escasamente cuarenta y ocho horas después de mi última visita, vi de nuevo a la enferma, que decía haberse curado súbitamente…

Actualmente-24 de julio-la enferma progresa de día en día; anda sola, sin ningún apoyo, si bien con una ligera cojera y el pie desviado un poco hacia afuera.

En resumen: consolidación de una fractura del muslo, imposible, a mi entender, de explicar científicamente, y espero que el tiempo confirmará de modo definitivo. Tain, 24 de julio de 1909 –Doctor Tournaire.>>

El profesor Eugenio Vicent, agregado de la facultad de Lyon, ex-cirujano mayor de la Caridad, al hacer información de este caso, dice:

<<… Las afirmaciones del médico de cabecera son categóricas. El 7 de julio, al cabo de tres meses, el foco de la fractura se encontraba en el mismo estado que el día del accidente, 7 de abril…, y apenas pasadas cuarenta y ocho horas, tras una comunión ferviente y vehement5es súplicas a Nª Sra, de Lourdes, la escena cambia súbitamente… Los huesos se sueldan, se alarga el miembro dos centímetros y medio… desaparece toda manifestación dolorosa…

He aquí un hecho extraordinario…, hay que decir con el doctor Tournaire que parece imposible de explicar, científicamente hablando.>>

 

             ( E. UGARTE DE ERCILLA, S:J.: La epopeya de Lourdes. Madrid, 1909.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline