Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: Todos volvieron

En la guerra francoprusiana acaeció un verdadero milagro en la parroquia de Roiffleux, en la cual todos moralmente estaban asociados al Rosario Perpetuo. Un llamamiento de patriotismo llevó de la parroquia a setenta y dos jóvenes a la guerra. Una joven, sin duda inspirada por la Virgen, se dirigió al pueblo todo y le dijo: ¿No estamos todos consagrados a María? ¿No somos aquí todos hijos suyos, asociados al Rosario Perpetuo? Prometamos levantarle una estatua en el centro del pueblo, si nos trae a todos nuestros soldados sanos y salvos, sin que falte uno. La idea se recibe como venida del Cielo, y el voto fué aceptado, y con solemnidad se ofreció a María por todo el pueblo. Cuando por todas partes corría la sangre francesa en aquella desdichada guerra, no era poco lo que se le pedía a la Virgen.
 
Estuvieron casi todos en algunos de los más sangrientos combates, y algunos en Beischoffen, abriendo paso al ejército francés, y cubriendo su retirada; y ninguno de ellos, ni en los que en una nueva leva salieron de aquella parroquia, pereció, como si una mano invisible los guardara. ¡Ni uno solo dejó de volver a la parroquia, terminada la guerra! Todos los vecinos llevaron su ofrenda, y los pobres agradecían que se aceptara el pequeño óbolo de su indigencia.

El monumento se alzó en el centro de la plaza, como himno de agradecimiento a la milagrosa protección de María.

 

              (C. ARBELOA: Sábados populares, vol. II, pp. 112-113.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline