Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: La Virgen del Carmen en los peligros

Un religioso brasileño, profesor de un colegio y conocido predicador, escribe este relato el 22 de julio de 1928:


   La Virgen del Carmen nos hizo el año 1927 un gran milagro a favor de un alumno de doce años del curso preparatorio. Una mañana, al ir a clase, notó que no tenía a su cuello el escapulario del Carmen, como acostumbrara. Aunque esperaba ya cerca del Colegio, volvió inmediatamente a casa y le dijo a su madre:


     -Mamá, he olvidado el escapulario, me lo quieté al vestirme, vengo a buscarlo, porque no estoy tranquilo.


     Se lo puso su madre y Pablito volvió al colegio.


     Delante de la puerta de entrada estaba parado un gran automóvil de lujo, precisamente arrancaba cuando el niño, tropezando con una piedra cayó al suelo. Asustado el conductor, echó pie al freno, pero con tan mala suerte, que la rueda de delante pasó sobre la rodilla de la víctima y la de atrás sobre el cuerpo, aplastándole sobre el pavimento.


     Se puede imaginar el susto de los espectadores, al ver el auto pasar sobre el pobre niño.


      Mi espanto no fue menor cuando lo vi; lo depositaron como un cadáver sobre uno de los bancos de la capilla que está cerca de la puerta. Le iban a dar la extremaunción, cuando el dueño del coche, que era médico, después de examinar al niño, me dijo:


     -Padre, no hay señal alguna de herida.


     Lo llamé por su nombre, y Pablito, abriendo los ojos se levantó y quiso ir a clase. Naturalmente no lo permití y pedí al doctor lo llevara a casa para examinarlo más cuidadosamente.


     Después de algunos días de observación, declararon los médicos que el suceso no tendría consecuencia alguna.    

 

             (P. GERARD, S.J.: Catecismo en ejemplos. Méjico, 1949, vol. III, p. 253.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline