Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: Una muerte repentina

La señora X vivía muy preocupada, al ver que su marido no practicaba la religión.

Rogaba mucho para que se convirtiera, pues era cardíaco y podía morir de repente.

A esta señora le gustaba mucho adornar una imagen de la Virgen que tenía en su casa. Su marido se complacía en cortarle las flores y se las iba dando, sabiendo a quien iban destinadas.

Murió de muerte, en apariencia, repentina, sin recobrar -según se creyó- el conocimiento, y sin los auxilios espirituales.

La pena de su esposa fue atroz. Cayó enferma y se llegó a temer por su salud.

Al fin, aunque desde una región muy lejana, pudo hacer un viaje al pueblecito de Ars.

-¿Se ha olvidado usted –le dijo el Santo Cura en cuando la vio, aunque nunca la había visto ni la conocía de nada-, Se ha olvidado de los ramos de flores que ofrecía a la Virgen?

Éstas palabras, que al principio la llenaron de admiración, la tranquilizaron y devolvieron la salud del cuerpo y la paz del alma.

               (  FRANSICO TROCHU: Vida del Cura de Ars, S. Juan M. Vianney, 3ª ed., Bartcelona, p. 634.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline