Virgen María Madre de Dios

 

Milagro:UN TUMOR CANCEROSO QUE DESAPARECE

 

Renato Clément fué acometido, hacia los setenta años de edad, de un cancroide en la cara, situado en el surco naso-geniano derecho.

En 1907 fué operado  por el doctor Moynar, de Bayona.

A los dos años apareció el mal en el mismo sitio  y creció rápidamente.
En 1912, el doctor Genthile, médico del enfermo, comprobó que el retoño formaba un tumor vegetante y prominente, que alcanzaba casi el tamaño de un huevo de gallina, con una base de 4 centímetros de longitud.

Casi a los ochenta años, no pudo ser operado por la extensión del mal y por la edad.

Las dos hijas de Clément-una de ellas religiosa de Santo Domingo- resolvieron dirigirse a Lourdes.
La otra hija vivía con él, acostumbrada a curarle todos los días.
En la mañana del segundo día de la novena, al regresar de misa, dicha joven, quedó sorprendida, al observar que  en la cura hecha la víspera no se notaba el abultamiento producido por el tumor.

Emocionada quitó la venda y exclamó:

-¡Padre, si ya no tienes nada!

El anciano llevó la mano a la mejilla y notó que, en efecto, el mal había desaparecido.
Tal fué su impresión, que durante diez días no pudo comer ni descansar.
No había experimentado sensación alguna. El tumor no estaba en el vendaje, donde se habría encontrado si se hubiese desprendido. Tampoco se había gangrenado; había desaparecido.

El doctor Genthile vió al día siguiente a Renato Clément, comprobando la cicatrización.

El doctor Moynar lo vió semanas después y el doctor Pinau cerca de un año después.
Pero aún hay más. El doctor Genthile observó que, si bien el segundo día estaba ya cicatrizada la lesión producida por el tumor, quedaba, sin embargo, un nódulo que desapareció al día siguiente.

Este testimonio tiene su valor, pues demuestra que la curación sobrenatural no es preciso que se realice totalmente en un instante, sino que puede verificarse por etapas, sin perder su carácter milagroso.

 

                  (E. Ugarte de Ercilla, S.J.: La epopeya de Lourdes. Madrid, 1919, p. 478.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline