Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: VOLVERÉ A PIE...

N.ª Sra de la Consolación es patrona de Luxemburgo. Esto también lo sabía una muchacha lorenesa, de Boudresie, que en 1719 es acometida de una hemiplejía. Su confianza hacia María es grande. Lo suficientemente grande para que decida ir a la Virgen Consoladora con la seguridad de curar.

No puede, naturalmente, caminar. La montan en una caballería, donde apenas se sostiene. Cuatro de los suyos hacen con ella el camino, sosteniéndola.

-Me voy montada-dice-, se que volveré a pie.

En el santuario comulga, oye a continuación cinco misas, ora aún un rato. Nada. Se sale del Templo, apoyándose en sus muletas, pero su confianza no ha disminuido: María la sostiene.

A las tres vuelve. Ora. Durante las Letanías que preceden a la Bendición con el Santísimo, un primer escalofrío. Luego otros, un sudor interno, una crisis. Con la Bendición el momento solemne, consolado, de la culminación del milagro.

En la procesión del día siguiente, ella misma acompaña a la Imagen entre el fervor del público.

La vuelta a casa: siete u ocho leguas a pie. María ha hecho el milagro a conciencia; la ha curado y está fuerte como para un camino así. Como Lázaro, que resucitó sano, aunque murió enfermo.

 

                              (A. Drive: Marie et la Comp. De Jesus; ed. 1895, Uclés, p. 345.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline