Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: LA VIRGEN DE FÁTIMA EN BOMBAY

Son las cinco de la tarde en el aeropuerto de Santa Cruz, el 1 de Mayo, llí nos hemos reunido todos los credos: católicos, protestantes, hindúes, sikhs, mahometanos, par; todos tan separados en otras ocasiones, estamos ahora mirando al cielo a un punto común de intersección de todas las miras y corazones.

A las cinco y media en punto llega el avión de Karachi, y en él llega la Virgen peregrina, la Madre común de todo el mundo. El pueblo indio es un pueblo ardiente, pero en silencio; ama, reza, sin gritos ni vivas, sin explosiones de entusiasmo.

La carroza que ha de servir de trono a Nuestra Señora se acerca al avión adornada de oro y blanco. Empieza la imponente procesión religiosa. Más de 500 automóviles siguen a la carroza en las 16 millas que separan el aeropuerto del stadium. Las 16 millas son un camino humano que se abre a los dos lados de la carretera por donde pasa la Virgen de Fátima. En el Studium la esperan 100.000 almas, con las autoridades a la cabeza. Ahí todos rezan, católicos y paganos, todos miran a la Virgen, todos se funden en una gran llamarada de amor a la Reina del Cielo.

Los protestantes se prepararon a su llegada con solemnísimas novedades. Hindúes y parsis pedían con insistencia que se les enseñase a rezar el rosario. Los mahometanos estaban orgullosos del nombre de Fátima y lo tomaban  como algo propio. La prensa católica y pagana ha recogido, día por día, todos los detalles del paso de la Virgen peregrina por Bombay, y los destacaban en primera línea con grandes títulos y fotografías. No había nadie entre sus tres millones de habitantes, que no supiese que la Virgen estaría esos días dentro de la ciudad. Las calles por donde debía pasar la estatua estaban adornadas con todo el gusto y profesión oriental. Se asegura que nunca ha presenciado Bombay una recepción tan grandiosa; las de Pandit Neru, Mahatma Gandhi y la del Príncipe de Galés, hace veintinueve años, palidecen ante la de esta Virgen sencilla y misericordiosa.

                                   (Noticias de los Jesuitas en Colombia, julio 1.950: El Siglo de las Misiones, mayo 1.950.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline