Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: SE PROCLAMA EL MILAGRO

A los cinco años del hecho, la Iglesia ha declarado milagrosa la curación de Evasio Ganora, curado en Lourdes el 2 de junio de 1.950.

El agricultor Ganora padecía la enfermedad de Hodgkins, mal gravísimo que ataca al sistema nervioso linfático, y para el que, hasta hoy, no se conoce remedio. La enfermedad había sido diagnosticada en 1.949, por especialistas de Génova y Pavía.

Todos los remedios fracasaron, y el enfermo se iba convirtiendo en un esqueleto. En vista de que no podían encontrar remedio a su dolencia, decidió acudir a Lourdes para pedir su curación a la Santísima Virgen. Un amigo de la familia habló del caso a Monseñor Cavagna, presidente del Patronato Pro-Lourdes. Las dificultades se resolvieron y partió hacia el santuario, el 31 de mayo de 1.950. Su mujer y seis hijos le despidieron en la estación.

El viaje fue terrible, y el enfermero encargado de su cuidado temió varias veces que no llegara con vida. Pero cuando el 2 de junio, Evasio fue trasladado a la Gruta de la Virgen y sumergido en el agua de la piscina, el prodigio se realizó. Al ser devuelto a su camilla, sintió primero una gran oleada de calor y poco a poco iba notando que recuperaba las fuerzas. Entonces se incorporó y echó a andar, como si no le hubiera pasado nada.

El doctor Visseti, llamado inmediatamente, comprobó que la fiebre había desaparecido, lo mismo que la hinchazón de las glándulas y los trastornos del hígado. No era fácil encontrar explicación humana de la curación; pero la Iglesia necesita muchas pruebas y testimonios, y deja pasar tiempo antes de declarar milagrosa una curación.

Su mujer no le conoció cuando le vio bajar del tren por su pie. A las pocas semanas, totalmente repuesto, volvía a trabajar en la tierra. Hasta agosto de 1.954, o sea, más de cuatro años después, el <<Bureau Medical d’Etudes Scientifiques>> de Lourdes, cuya misión es estudiar las curaciones milagrosas y someter a una diligente y prolongada investigación a los que afirman haber sido curados, declaró oficialmente que no existía explicación humana y podía presentarse al Comité Internacional de París, compuesto por médicos de Francia, Inglaterra, España, Alemania, Países Bajos, Suiza e Irlanda.

Para que la Iglesia reconociera la autenticidad del milagro sólo faltaba ya el dictamen del Obispo de Cassale Monferrato. Este reunió a la comisión canónica de la diócesis, a la que asistieron tres médicos eminentes, y declaró que consideraban la curación como un hecho sobrenatural, y en Bula del 31 de mayo de 1.956 afirma, por fin, que la curación de Evasio Ganora, ocurrida el 2 de junio de 1950, es milagrosa y debida a la intercesión de la Santísima Virgen.

Ganora se propone acudir cada año a Lourdes para acompañar, como enfermero, a los que como él acuden para recobrar la salud.

                            (Mundo, 1.955, 361, 10 julio.)

Si no puedes ver el vídeo CLICA AQUI 

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver más vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline