Virgen María Madre de Dios

 

Milagro: General Liniers

El héroe de la Reconquista y defensa de Buenos Aires contra las tropas inglesas invasoras atribuía sus victorias a N.ª Sra. Del Rosario.

El 27 de junio de 1806, un ejército inglés desembarcado por sorpresa, se apoderaba de la ciudad de Buenos Aires, que apenas pudo ofrecer resistencia.

El primer domingo de julio, día en que entonces se celebraba la fiesta de N.ª Sra. Del Rosario, el General Liniers, que se encontraba en la ciudad, va a la iglesia de Santo Domingo, y ante la Virgen del Rosario hace voto de entregarle las banderas del enemigo como trofeo de la victoria, implorando su protección. Consigue salir de la ciudad, marcha a Montevideo, reúne tropas, y el 12 de agosto presenta batalla al ejército inglés. La victoria es completa, y los invasores abandonan la ciudad. Ese mismo día, en carta al Virrey, Liniers afirma que la victoria se debe <<más a una protección conocida y concedida del cielo, que a mis débiles y limitados medios>>. Y con una de sus columnas va a ofrecer a la Virgen dos banderas del enemigo. Días después, el 24 de agosto, se celebra una solemne función de acción de gracias y entrega de cuatro banderas inglesas a la Virgen del Rosario.

<<Reconocido (Liniers) a los favores que le dispensó María Santísima del Rosario en todas las acciones, y en cumplimiento de su promesa, el día 24 del dicho mes de agosto, dobló con una solemnísima función… las cuatro banderas, dos del regimiento número 71, y las dos de marina que tomó a los ingleses, confesando deber toda la felicidad de las armas de nuestro amado Soberano, al singular y visible patrocinio de N.ª Sra. Del Rosario de las Victorias.>> La promesa o voto que Liniers hizo el 1 de julio la recuerda él mismo, al mencionar el botín de la victoria: <<Además –dice-, les hemos tomado 26 cañones y 4 obuses, las banderas del Regimiento 71, las que yo tenía votadas a N.ª Sra. Del Rosario.>>

Al año siguiente, otro ejército de 8.500 ingleses, sitia a Buenos Aires. Liniers consigue una nueva victoria, precisamente el día de la fiesta de la Virgen del Rosario, que ese año de 1807 cayó el 5 de julio. Y en acción de gracias por la repetida protección de N.ª Sra. el Cabildo y Gobierno de Buenos Aires decretaron celebrar todos los años, en el templo de Santo Domingo, una fiesta de acción de gracias.

Liniers en persona va a ofrecer a la Virgen dos banderas tomadas en aquella jornada, y asiste el 23 de agosto a una función solemnísima de acción de gracias en el templo de la Virgen, con la Real Audiencia, Obispo y Tribunales. Escribe que ofreció las banderas: <<…en testimonio de mi gratitud del novenario solemne que hicieron pidiendo a la Madre de las Misericordias el feliz éxito de mis esfuerzos contra los enemigos de su culto, la que se consiguió completa el primer domingo de mes, en que con más especialidad la invocamos.>>

Al  morir el General Liniers, en 1810, fusilado por seguir manteniendo su fidelidad a España, muere invocando a la Virgen del rosario, y en la agonía se le oye pronunciar el nombre de María.

 

              (CAYETANO BRUNO: La Virgen Generala, Rosario (Argentina), 1945-ECEQUIEL CÉSAR ORTEGA: Santiago de Liniers. Un hombre del antiguo régimen, La Plata, 1946.- ANGEL JUSTINIANO CARRANZA: La ejecución de Liniers y sus compañeros, Revista Nacional (Argentina), febrero 1898, 116.)

 

Puedes leer más milagros AQUI

Puedes ver vídeos de milagros AQUI

 

 

de CatholicosOnline